El entusiasmo convertido en creatividad

 

Los talleres creativos fueron un derroche de ideas de parte de la comunidad VERITAS. Desde el viernes y hasta el sábado, alumnos, profesores y administrativos se unieron para compartir sus conocimientos e imaginación en tres distintos talleres: Revelar lo oculto, Teatro Colectivo y Ruta U.

Desde el abarrotado bar, creado en el estudio de cine hasta la intervención del edificio de talleres demostraron cómo es posible trabajar en equipo, uniendo ideas y buscando una forma totalmente nueva de hacer las cosas. Esta es la primera ocasión en que el Claustro que hasta su edición anterior solo convocaba a los profesores, abre las puertas a los estudiantes y administrativos de VERITAS.

En grupos interdisciplinarios de profesores, los estudiantes se agruparon para ir desarrollando diversas propuestas. “Revelar lo oculto era un tema bastante cautivador, pues lo que tenemos en un inicio era la intención de que cada uno pudiera sacar de sí mismo algo que no fuera lo convencional, lo común. Y encontramos que dentro de la expresión de cada uno de nosotros estaba también el revelar un espacio que regularmente no nos dice nada, espacios que no se utilizan para nada encontrar la revelación que pudiéramos encontrar en ellos y del uso específico que quisiéramos darle”, dijo la profesora Alejandra Brenes.

En otro de los talleres, Teatro Colectivo trabajó la profesora española Ana Rodera quien está haciendo una pasantía en el Centro de Investigación para la Innovación (CINNO).

“Nosotros queríamos era que trabajaran en tres temáticas, las licencias de Creative Commons, el trabajo colaborativo e innovación y creatividad. Para desarrollarlas hicimos un rally donde las diferentes estaciones tenían que trabajar estos conceptos. Posteriormente hicimos la fabricación y en el cierre expusimos lo trabajado en el taller. Ha sido una experiencia positiva porque todos los que han venido tanto estudiantes como profesores han intervenido y hemos podido ver que las 3 temáticas se han asumido se han aprendido y se están aplicando que era nuestro objetivo”, señaló Rodera.

Apuntados a compartir

María José Ramos, estudiante de Fotografía fue una de las involucradas en Revelar lo oculto. Su grupo, propuso realizar una foto fusión en base a un retrato y a partir de ahí fueron dividiendo funciones y generando un trabajo que requirió el aporte de todos los participantes.

“Tomamos fotos de los diferentes estudiantes involucrados en los diferentes talleres. Hicimos un set con iluminación y con las fotografías ya listas pasamos a la posproducción donde se utilizaron diferentes fragmentos de las fotografías de las personas para montar el trabajo final. Nos fuimos dividiendo los diferentes roles, y teníamos en el grupo tres estudiantes de diseño publicitario y las fuimos involucrando. Les explicamos cómo poner las luces y cómo se usaba la cámara y nos ayudaron a invitar a la gente a tomarse las fotos. Otra persona tomó las fotografías y dos más realizaron la posproducción. Me pareció un trabajo muy interesante por que nos motiva a trabajar en grupo, algo muy complicado, nos saca de la zona de confort y nos da la perspectiva extra de lo que son otras carreras que complementan un trabajo mucho más rico en la parte conceptual y que al final se notan las ideas de todos”, explicó Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *