Crónica de un viaje anunciado. Segunda Parte.

Nuestra estudiante de la escuela de Fotografía Julia Murillo, obtuvo recientemente una beca taller de nueve meses en el Centro de la Imagen en México. Queremos invitarlos a conocer en la voz de Julia cómo ha sido esta experiencia. Ella ha escrito en su perfil de Facebook una crónica y hoy presentamos la segunda parte.

4. Llegó el momento de hacer las maletas. ¿Cómo? ¿Hasta hoy? se preguntarán. ¿No tuvo toda la semana santa? ¿No es que ha estado libre del trabajo desde hace dos semanas?… Bueno, como les he comentado antes, yo creo en llevar las cosas al límite y ponerle emoción a la vida, y así me divierto yo, haciendo las maletas horas antes de partir. Empacar en esta ocasión será un proceso complejo, no porque no sepa que llevarme, no porque parta por más tiempo de lo normal, sino porque este cuarto ha sido terreno de guerra, blanco de desastres naturales y víctima de una habitante con una mente enrevesada.
Lo primero que habrá que hacer es ordenar y limpiar, clasificar y guardar, botar y olvidar. Despedirme de un espacio que fue único, que fue mío por 27 años y proceder así a empacar poco y dejar menos aún, porque aunque regrese éste ya no será mi espacio, no volveré al mismo lugar. Por ello hay que hacer el viaje ligero porque este apenas empieza y faltan muchos más que recorrer.

5. Me encanta dormir, pero esta noche la pasé en vela. Mi vuelo salía muy temprano y no hay nada que me de más pavor que sucumbir a un sueño profundo y perderlo. Ya una vez perdí un vuelo y aunque fue por circunstancias distintas, al fin y al cabo fue por lo mismo, por dormida. Me quedé hasta la madrugada asegurándome haber empacado todo lo necesario. Mi hermano ayudó un poco, y mi madre, sin más remedio, se levantó a hacernos compañía durante la vigilia.

Alrededor de las 3 de la madrugada, cuando todo estaba más que listo, no pude evitar ver la expresión en el rostro de mi madre mientras decía: “Le va a llegar toda arrugada esa ropa, hubiera comprado una plancha de viaje…”. ¿Cómo explicarle a una mujer que cuando yo era niña planchaba las cortinas, las sábanas y hasta la ropa interior, que la ropa arrugada en mis maletas eran la menor de mis preocupaciones? Además, yo creo en salirme de las convenciones sociales, los códigos de apariencias y vestimenta, y así me expreso yo, mudando con lo que me gusta y haga sentir cómoda…Aunque les confieso que sí, ando siempre cómoda, sí, ando siempre a gusto, pero nunca, nunca arrugada… Creo que una plancha portátil no era tan mala idea después de todo.

6. Camino a Oaxaca … Luego de 7 horas en bus, 20 minutos en pecera y 20 minutos en taxi colectivo lo logré ! — en San Agustin Etla.
Foto: Julia Murillo

Foto: Julia Murillo

 

7. Camino hacia Puebla… Después de dos semanas de partir de Costa Rica sigo viajando, ahora de vuelta al DF, de vuelta a mi post realidad.

Foto: Julia Murillo.

Foto: Julia Murillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *